sábado, 19 de diciembre de 2015

Cafeterías en Madrid

Durante algunos meses he estado viviendo en Madrid y aproveché ese tiempo para buscar las cafeterías con más encanto que podría encontrar en Madrid. Puesto que no he tenido demasiado tiempo ni economía para ir a muchos sitios, fui únicamente a 4, eso sí, a cada cual más "cuqui". Durante mi última visita, fui a otras dos cafeterías más y ya que estoy, las comentaré también.


Jardín Secreto Salvador Bachiller

Después de un día estresante, está este pequeño oasis, perfecto para relajarse y tomar algo. Salvador Bachiller es una marca de complementos (bolsos, maletas, etc) que decidió crear su propio jardín secreto dentro de la tienda que hay en la calle Montera. Son cuatro plantas, donde las dos primeras son la tienda y las dos siguientes son un Salón de Té y Jardín Secreto. La carta es muy variada, pudiendo no solo tomar un té o café si no incluso comer y tomar copas. Los postres tienen una pinta deliciosa aunque no pobré ninguno aún. Eso sí, por 5€, podéis tomar un té o café y unas pastitas para acompañarlo (Petit Fours). También por 7.50€, en vez de pastas eliges uno de los postre que tienen en la carta. He ido a este lugar 2 veces ya y en ambas ocasiones elegí la opción de Té con Petit Fours. La próxima vez que vaya elegiré la segunda opción. Para saber más sobre el Jardín Secreto y ver la carta podéis ir a la página web.


El Jardín Secreto

En Madrid hay más de un jardín secreto y este es uno de ellos. Muy cerca de la Plaza España, en la calle Conde Duque 2, el Jardín Secreto en una esquina que por fuera puede pasar desapercibido pero por dentro es una maravilla. Con velas, diferentes lámparas e incluso sillas colgantes, el Jardín Secreto hace que crees tu propio mundo al tomarte algo allí. A parte de dulces, también ofrecen comida salada y copas. Los nombres que dan a los bizcochos son a cada cual más extraño y gracioso, aunque yo olvidé como se llamaba el pastel que elegí ese día. Pedí un café con Maltessers y una Cheesecake de chocolate. No sabía que la combinación de chocolate con cheesecake podía ser tan deliciosa. Totalmente recomendable para los más golosos y los que no se conforman con un sinple café. Pinchad aquí para entrar en la página web. Es encesario comentar que es un lugar con poca iluminación.


Mamá Framboise

Aunque Mamá Framboise es más famosa por sus pasteles que por el café, las tiendas tienen también servicio de cafetería.  Siendo la primera pastelería francesa que hubo en Madrid, no podía pasar por alto este lugar. En esta ocasión, no me quedé a tomar algo; compré un par de pastelitos y me los llevé a casa, acompañándolos con té que tenía yo. Puedo decir con total seguridad que Mamá Framboise es una de las mejores pastelerías que se puede encontrar alguien en Madrid. Hay varios locales repartidos por Madrid aunque al que yo fui estaba en Fernando VI 23. Tienen muchos tipos diferentes y no solo ofrecen pasteles. Yo elegí uno de Yogurt y Frutos del Bosque y otro de Chocolate, que bien podría llamarse Muerte por Chocolate. La especialidad aún así, es otro dulce que es enteramente de frambuesa y tenía muy buena pinta. Como no podíaser menos, Mamá Framboise también tiene página web.


Lolina Vintage Café

En mi búsqueda de cafeterías con encanto y hipsters, encontré a Lolina, una cafetería que se encuentra en la calle Espíritu Santo 9, en pleno barrio de Malasaña. Ofrece un ambiente muy acogedor y muy iluminado, perfecto para estar leyendo o con el portátil. No es especialmente grande, debe de haber unas 8 mesas aproximadamente, todas diferentes y con sillas distintas. Aunque la variedad de la carta no es tan grande como en las otras, puedo decir que todo lo que pedí estaba riquísmo, que en este caso fue un café con leche y como acompañante una Carrot Cake que elegí ese día, que venía a su vez con un par de galletas. En la página web se puede ver la carta y más información sobre la cafetería.


La Bicicleta Café

La Bicicleta Café es otra cafetería que se encuentra en Malasaña, en la Plaza de San Ildefonso 9. Es un lugar muy amplio, donde a parte de cafés y dulces también ofrecen comidas. El tema principal del local es bicicletas, dejándolo bastante claro con el nombre del café. Yo me pedí un café con leche y una galleta con chocolate que estaba buenísima. Algún día me gustaría ir a comer, lo poco que vi tenía muy buena pinta y además cuidan los productos y lo que hacen. Es un lugar perfecto para quedar con gente, hacer trabajos, leer y cosas de ese estilo. Tiene mesas muy amplias para que puedan ir grandes grupos o más pequeñas para menos personas. Para saber más sobre esta cafetería, podéis acceder a la página web.


Cafeína

Es un local que se está también en Malasaña, en la calle del Pez 18. Lo encontramos por casualidad y hay que decir que fue una excelente elección. Aunque no ofrezcan comidas como en los demás sitios, Cafeína es, a parte de una cafetería, un lugar de copas. Fui con más gente y pedimos de todo un poco, desde un café con leche hasta una copa, pasando por un café hecho a gusto del consumidor que no estaba en la carta pero accedieron de muy buena manera a hacerlo. A parte pedimos dos pasteles diferentes; una Carrot Cake y un pastel de Dulce de Leche. Recuerdo que también había un pastel hecho enteramente por chocolate. Lo comimos después de comer y costó un poco hacerle un hueco pero aún así lo terminamos de lo bueno que estaban. No es un lugar especialmente grande pero está muy bien para grupos pequeños en los que los gustos son muy diversos. Por desgracia, no tienen página web.


Espero que este post sirva para conocer un poco más los pequeños encantos que esconde la ciudad de Madrid. Seguiré buscando más lugares, que estoy segura que aún hay muchos sitios por descubrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario